Para hablar de maloclusión dental, es prioritario explicar qué es la oclusión. Este término hace referencia a la relación existente entre los dientes superiores e inferiores, teniendo en cuenta su disposición y posición dentro de la sonrisa. Cuando se está ante un patrón equilibrado, en el que los dientes conforman un engranaje, existe una oclusión ideal.

Cuando esta relación no se da de manera correcta se genera un impedimento para que los dientes de ambas arcadas dentarias encajen adecuadamente. Es entonces cuando se puede observar una maloclusión dental.

¿Cuándo se está ante una maloclusión dental?

La maloclusión puede afectar a la salud dental y general. Es uno de los problemas de funcionalidad bucal más frecuentes entre la población y comúnmente se trata desde la ortodoncia. En Clínica Ciro contamos con los mejores expertos en ortodoncia invisible, dirigidos por la Dra. Silvia Jiménez, que cuentan con la mejor formación y una amplia experiencia para determinar qué ha causado la maloclusión, de qué tipo es y plantear el tratamiento más adecuado.

Dependiendo de qué altere la buena relación entre las arcadas dentarias, se pueden clasificar los tipos de maloclusión dental de la siguiente manera:

 

Maloclusión dental en el plano anteroposterior

Este tipo de maloclusiones se producen cuando existe un problema en los huesos maxilares que tiene como consecuencia que la posición de los molares y los caninos no sea la correcta. Se puede diferenciar entre:

  • Clase I. Este tipo de oclusión se da cuando la mordida es correcta.
  • Clase II. La maloclusión clase II sucede cuando el maxilar superior se encuentra más adelantado que el inferior.
  • Clase III. Este tipo se da cuando, al contrario que en el anterior, la mandíbula está más adelantada que el maxilar superior.

 

Maloclusión dental en el plano vertical

En este caso, no existe contacto entre los dientes superiores e inferiores en alguna zona bucal:

  • Mordida abierta. Esta maloclusión dental es muy fácil de ver, ya que se da cuando uno o varios dientes no hace contacto con los dientes de la otra arcada dentaria. Puede ser anterior, cuando el problema está en los dientes frontales; posterior, cuando se encuentra en los molares; y lateral, cuando esto se produce solo en uno de los dos lados de la boca.
  • Sobremordida. Los dientes de la arcada superior están más adelantados que los de la inferior, pudiendo llegar a esconderlos al completo.

 

Maloclusión dental en el plano transversal

Este tipo de maloclusión está relacionada con la posición dental. Se pueden clasificar en dos tipos:

  • Mordida cruzada. Los dientes superiores quedan dentro de la arcada inferior al morder. Puede darse, como en la mordida abierta, en los dientes frontales, en los molares o en los dientes de un solo lado de la sonrisa.
  • Mordida en tijera. Por el contrario, esta maloclusión sucede porque los dientes de la arcada inferior son los que quedan el interior de la arcada superior al morder.

 

Consecuencias de no tratar una maloclusión dental

Estos problemas de oclusión o de mordida pueden desencadenar consecuencias graves si no se tratan debidamente.

Articulación temporomandibular

 

Desgaste y fractura dental

Dependiendo del tipo de maloclusión, los dientes superiores o inferiores pueden quedar escondidos tras las piezas de la otra arcada dentaria. Esto favorece su desgaste debido a que están en continuo contacto.

Si, además, el paciente padece bruxismo, la presión que ejerce con los dientes aumenta este desgaste y posibilita la fractura dental.

 

Aumento del riesgo a sufrir enfermedades periodontales

En general, cuando la posición de los dientes se ve afectada, la higiene dental se complica. Es mucho más difícil retirar completamente la placa bacteriana acumulada en la sonrisa, por lo que el riesgo de que se genere una enfermedad gingival aumenta.

 

Articulación temporomandibular

Una consecuencia directa de que falle la oclusión es que la fuerza de masticación no se reparte de manera equilibrada. Esto hace que se fuerce la articulación temporomandibular que es la que posibilita el movimiento de la mandíbula, causando dolor en la zona y afectando al resto de músculos que posibilitan esa masticación. También, el forzar esta articulación puede provocar dolores de cabeza o de oído.

 

¿Cómo se pone solución a la maloclusión dental?

Uno de los tratamientos más eficaces para poner solución a la maloclusión dental es la ortodoncia con alineadores invisibles.

Paciente con ortodoncia invisible

Este tratamiento lo lleva a cabo en Clínica Ciro la Dra. Silvia Jiménez, directora del departamento de ortodoncia, que cuenta con el reconocimiento Diamond que otorga una de las marcas más importantes del sector tras haber completado con éxito más de mil casos con este sistema de alineadores invisibles.

La ortodoncia invisible permite alinear la sonrisa y devolverle la funcionalidad, solucionando los tipos de maloclusión dental explicados anteriormente, logrando que los dientes de ambas arcadas dentarias encajen como es debido y permitiendo que la fuerza de masticación se reparta de manera equilibrada, dejando de forzar la articulación temporomandibular y acabando con todo lo que esto provoca.

La Dra. Silvia Jiménez podrá estudiar su sonrisa y determinar si existe algún problema de maloclusión dental que pueda estar causándole daños a su salud bucodental y general. Tras un diagnóstico detallado podrá comenzar la personalización de su tratamiento y estará más cerca de tener una sonrisa alineada y funcional. ¡Pida cita!

Contactar con Clínica CIRO

Contactar

Pedir cita o más info

Llamar a Clínica CIRO